NO ESTOY MALA

Por Irlanda Sánchez Juarez

Recuerdo una vez que me manche el pantalón de sangre de menstruación en una fiesta por la época de secundaria. Fue vergonzoso. Era una manchota de sangre, ¡Qué asco! Mis amigas me miraban con un susto, con asco y con pena. Me decían: “pobrecita, que horror que te pase esto”; yo me sentía mega apenada, con ganas de llorar y salir corriendo a mi cama. Y así fue, me fui de la fiesta y desde ese día odie mi menstruación.

Como buena chica de flujo abundante, mis calzones siempre terminaban manchados de sangre. Así me pusiera doble toalla sanitaria y si se me movía poquito, aquello era un caos total. Deseaba por mucho usar pañales, me imaginaba con ellos y creía que iba ser taaaaaan cómodo.

La regla sólo me venía 3 días, pero que desmadre, la neta. Deseaba ser hombre, envidiaba sus penes. Quería tener uno y olvidarme de todo el desmadre se ser mujer. Conforme fui creciendo me tuve que acostumbrar al dolor de los cólicos, al olor a pescado entre mis piernas y a la tensión que envuelve estar “mala”, como me decía las mamás.

Estar menstruando o andar en “los días”, para la mujer de hoy, la que trabaja, significa un pesar enorme. Primero: tenemos que aguantarnos los cólicos. Imposible una incapacidad en el trabajo por tener cólicos; los cuales  son contracciones continuas y agudas en el vientre que muchas veces te doblan de dolor. Expertas como las madres dicen que llegan porque comiste mucho picante o acido pero en realidad son provocados por cuestiones hormonales y son parte de ciclo natural de la menstruación. Imposible que te  den; por lo menos  un poquito.

Segundo: es una chinga en tu cuerpo, todo se va desgastando. Te descalcificas bien cabron. No sólo es el dolor en el vientre; es el dolor en todo el cuerpo. Sin olvidar, lo húmeda que te siente por la toalla o el tapón y los horrorosas jaquecas.

Tercero: la gran responsabilidad social de que NO SE TE VAYA A NOTAR.

Y aquí voy chamacxs. Lo peor de que estés menstruando es el punto número tres. La maldita responsabilidad de que el mundo no se tiene que enterar que tu cuerpo esta de la fregada por algo tan natural en las mujeres como el respirar. Antes de darme cuenta sobre mi mancha de sangre en aquélla vez en la fiesta, me la estaba pasando fenomenal. Lo del síndrome menstrual no se me habían presentado; era como la segunda o tercera vez que me bajaba. Tal vez no los reconocía o que se yo pero estar manchada fue lo que cambio aquélla fiesta. Mi mancha era como de 2 centímetros de diámetro y aunque con una toalla solucionaba que ya no se corriera, la evidencia para ya no ser aceptada socialmente por esa noche estaba en mi pantalón.

Hace 1 año me declaré feminista, pero desde hace 2 años andaba explorando a fondo esos rumbos. Y debo decir honestamente que lo que me trajo a este mundo fue mi menstruación. La odiaba tanto que una vez pregunte en Facebook cual era la ventaja de ser mujer; ni los orgasmos múltiples que podemos tener me hicieron ceder que era genial ser mujer. Por supuesto, andaba “mala”.

Una amiga que ya andaba metida en el rollo feminista me hablo de un nuevo método para cuidar la menstruación, me decía que era súper cómoda, que no se sentía nada de nada; era la famosa copita menstrual.  Mire unos videos en YouTube de cómo ponerse esa madre y de verdad que daba pavor, asco y aberración sólo pensar introducir eso en mi vagina mientras esta sangraba. Especulaba en todas las posibilidades que me podían pasar por usarlas. Desde infecciones, hasta hacer todo un manchadero a la hora de retirarla. Pensaba que menstruaba tanto que me iba tener que estar quitándomela cada hora. Aun así lo intente.

Cuando lo introduje por primera vez fue de una manera casi natural, no tuve tantos problemas como creí que los iba tener. Fue raro pero no incómodo. Estuve con ella como 2 horas sin sentir nada. No sentía humedad excesiva en mis genitales, podía caminar sin sentir nada entre mis piernas. Me sentía libre. Pasando las dos horas decidí checarme para ver si ya estaba medio llena y si quiera llevaba 5 mililitros.

Esos poco menos 5 mililitros los miré de cerca. Era extraña, era casi una desconocida. Tenía 10 años conviviendo con ella, mes con mes y nunca la había visto tan cerca. Por supuesto la olí; el olor no parecía nada al que ya conocía. No olía a flores, no olía a manzanilla, no olía a sangre seca y acumulada; olía a lo que era, menstruación y vagina.  Tampoco era una cantidad enorme como me lo hizo creer todo este tiempo el mercado de los tampones y las toallas. Se los juro, no podía estar más sorprendida en aquel momento. Ese ciclo, después del primero y el de la mancha son los más significativo de mi vida y después analice como el patriarcado jodido hasta mi menstruación. ¡La jodío! pues después de estar frente a frente con ella me hizo darme cuenta que lo que realmente es mi cólico más fuerte es la presión de tenerla y de ocultarla.

Me da cólico que le digan que huele mal, por eso las toallas son olor a manzanilla.

Me da cólico que me digan que baja mucho cuando es tu estúpido algodón que se infla en mi vagina y que además está contaminado de mierda que  mata.

Me da cólico que me digas que mi menstruación da asco y antes muerta que tocarla.

Eso es lo que me da más cólico, eso es mi cólico más fuete: tu opinión nauseabunda hacia mi naturaleza.

Mi peor cólico es que me digas que estoy MALA cuando estoy más VIVA que nunca.

Anuncios

Lo admito, soy una millennial.

 

Cuando surgió el  termino millennial, me negaba rotundamente a que se tratara de mi generación. Pos oigan, yo nací en el 1989, todavía me tocaba un poco de los 80’s, fabulosa época, eh. A parte en los tiempos que nací el grunge surgía y a mí me gustaba el grunge. Crecí con MTV, o sea todavía me toco cuando había pura música. No, definitivamente yo no era millennial, pensaba muy desinformadamente.

 

Según lo leído en varios sitios de internet (no sólo Wikipedia… lo juro) es esta generación nació entre 1981 a 1995. O sea, nosotros los millennials somos todos lo que llegamos a la edad adulta en la entrada del nuevo milenio (2000). El internet, las computadoras portátiles, los celulares, los mp3, las pantallas táctiles; todo llegaba a casa y en un sólo aparato. Sí, todo lo teníamos en casa.

 

En mi experiencia, yo tuve “la internet” hasta los 14 años. Recuerdo que tenía que conectar a la pc el cable del teléfono (de hecho siempre me conectaba era en la noche, ya que nadie fuera a marcar a la casa). Era lento, muy lento, pero podía revisar msn o cosas por el estilo. En casa sólo teníamos una computadora para 4 millennials. Era algo complicado, pero logramos sobrevivir. Claro que comenzar con la tecnología era muy difícil para México y la Latinoamérica en general, no sólo era muy tener acceso a internet, sino a los teléfonos, computadora, laptops, MP3, etcétera,  pues costaba y costaba mucho. Únicamente la gente adinerada tenía acceso a la última tecnología. Les digo en serio, hasta a los fronterizos les costaba mucho.

 

Con el tiempo la tecnología se ha hecho más accesible. Toda persona con mil pesos disponibles y un Oxxo cerca tienen un celular  Smartphone. Estos tienen cámara, wifi (invento maravilloso) y mp3. El teléfono celular se ha vuelto fundamental para nuestras vidas. Casi todos los millennials hemos vivido esa sensación que provoca el no sentir nuestro Smartphone en el pantalón o de no encontrarlo en la bolsa. Me refiero esa sensación donde el alma se te sale del cuerpo y en el que piensas mil cosas. Esa sensación que te repasas en un instante lo que hiciste desde la última vez que viste lo viste. Se te sale el alma del cuerpo, neta. Y todos lo que hemos tenido la suerte de encontrar el celular, la sensación producida por el hecho es casi orgásmica.

 

Aceptar que era una millennial me fue difícil. Yo creía que era de la generación X o una cuestión así. Pero el asunto del porque me reusaba es que se creía que era una generación hueca  ¿Celulares todo el día en la mano? ¿Conectados todo el tiempo a un cibermundo? Miren, no sólo lo creía hueco, los creía tristes. Pero es la generación donde me toco nacer. Es una generación muy diferente a la pasada. Realmente no se cual generación es la más genial. Muchos dice que la de nosotros, ya saben, por la tecnología. Quienes etiquetaron a mi generación fueron los mercados. Ellos necesitaban saber a quién les iban a vender y persuadir.

Honestamente, me gustaría decir que no me siento identificada con esta generación, pero lo estoy casi del todo. Amo mi celular, el cual no es ningún iPhone ni nada “lujoso” (que también en Latinoamérica es muy cuestionable que es un lujo y que no), es sólo un teléfono donde mi mundo está allí. Fotos, amigos, diversión. Allí están, allí también me conecto al otro mundo que me muestra el mundo donde respiro ¿curioso? Evidentemente mi mundo fue creado por los mercados y yo, sin ninguna gana de hacerles revolución lo acepte. Aunque me siento cómoda con la tecnología, pero algunas veces infiltrada por escribir en contra de este mismo sistema impuesto. Muchos millennials  ahora utilizan lo impuesto para atacar o al menos eso es lo que pretendemos con el ciberactivismo. Todo esto hasta que nos censuren, dirían por allí.

 

Sí, aun disfruto de leer  libros en físicos, mirar películas en una sala de cine, tomar cerveza frente a frente con los amigos y sí,  lo digital ya es parte de mí también. Soy un millennial. Un híbrido, que recuerda como esperaba semanas para ver las fotos de las vacaciones, pero ahora se siente cómoda porque las puedo ver al instante. Ya soy un adulto millennials que ya  dicen “a mis tiempos todavía jugaba en la calle” cuando veo a algunos de los hijos de la generación pasada o la mía pegados a la Tablet. Pero a ellos ya les tocara ser adultos y reflexionar. De eso tengo la certeza.

Y aunque pareciera que para los millennials la vida es más corta o más rápida yo pienso que no es así. Mi versión es que a diferencia de las generaciones pasadas, el mundo entero está en un click de distancia y descubrimos lo maravilloso y enorme que es. Lo queremos todo, pero ni comprendiéndolo en internet lograremos comerlo todo antes de morir.

 

Sí, eso soy yo, una millennial cualquiera.

ESTILO LIBERTINO DE GEPE

Gepe

El pasado agosto, uno de mis artistas favoritos lanzo su nuevo disco “Estilo Libre” el cual en lo personal, esperaba con muchas ansias ya que entre trascurso de su pasado disco y este había lanzado temas (de manera acústica) de lo que sería su nuevo material. Además de alimentar a sus seguidores a través de sus redes sociales.

 Daniel Riveros ‘Gepe’ se ha convertido en uno de los artistas chilenos con más presencia en los escenarios nacionales.  De igual manera ha trascendido fronteras al llevar su música a España, México, Colombia, Argentina, Estados Unidos, entre otros. La evolución que ha tenido este artistas a través de sus discos es innegable y  el “Gepinto” de hace 10 años no es el mismo de hoy.

Daniel  con este disco demuestra que ya no necesita convencer a nadie de su música, pues “Estilo Libre” es una forma rebelde de contestarle a sus fans (y a sus no fans) que él puede hacer lo que quiera ¿Por qué?  Pues sencillamente porque Gepe en este disco agrega ritmos de reggeton, de pop, sonidos andinos con letras que muchas veces no tienen nada que ver uno con el otro.

Gepe hizo un ‘revoltijero’ con su disco. Tiene invitados como Wendy Sulca (si la de la “Tetita”) y para no perder costumbre a su best friend la Javiera Mena entre otros.

Ahora la pregunta es ¿Esta bueno el disco? Es difícil de contestar porque para Gepe es un paso a la consolidación de su carrera pues con esto demuestra que no necesita seguir por una línea para seguir teniendo éxito ya que su talento es innegable y sus fans tienen la camiseta bien puesta (y no piensan quitársela). Este disco está hecho para él y no para atraer más público. Aun así la crítica perdona a Daniel ya que esta convenido del talento que este tiene y saben bien que no es un mal disco, pero si uno fuera de los estándares que Gepe nos tenía acostumbrados.

Cristóbal y su Dúo Niágara

 

 

En la actualidad los músicos chilenos están viviendo un momento de independencia y creatividad que hace muchos no se veía. La combinación de géneros y de letras simples pero bien pensadas es lo que podemos encontrar es estos músicos, los cuales tienen influencia de grandes artistas chilenos como Víctor Jara, Violeta Parra o Los Jaivas.

Cristóbal Ignacio Briceño Arburdo es un músico chileno, santiaguino el cual odia la fama pero le encanta que su música sea escuchada. Él, comenzó su carrera en 2006 con la banda Fother Muckers con la cual grabó cuatro discos, dos ep  y un disco en vivo. Esta banda para el cantautor fue el inicio de una vida musical muy activa ya que a la par creo distintos proyectos musicales donde participaba en dúo o solitario como lo son Los Mil Jinetes, Las chaquetas amarillas, Cristóbal Briseño y la estrella solitaria; además de convertir su primera banda en los Ases Falsos. Ahora Briceño sin previo aviso y utilizando YouTube como plataforma lanza junto a Juan Pablo Wasaff (ex bateristas de Teleradio Donoso) su nuevo proyecto musical Dúo Niágara. Nueve melodías son lo que nos ofrece de nuevo, pero ¿Qué tiene de diferencia este nuevo proyecto a sus anteriores trabajos?

Para entender el ritmo de este disco primero tenemos remontarnos a la música que hacia Juan Pablo en los Teleradio Donoso. El sintesochentero y las percusiones son herencia de la banda. La música nos traslada a los que hacia él allá por el año de 2005.

Los fans de Cristóbal Briceño en definitiva no encontraron ninguna melodía nueva, ya que él ha mencionado en varias entrevistas que sus canciones tiene que grabarlas casi al instante de hacerlas pues después le disgustan. Pero este disco se aleja completamente de la manera acústica y primitiva de cómo fueron grabadas anteriormente los temas pues esta vez el dúo los presenta de una manera formal y pensada donde se demuestra la dedicación que se hizo para estas sonaran diferente.

Este nuevo proyecto del irreverente cantautor chileno es una muestra más de que puede crear, destruir y reconstruir musicalmente, siendo así innegable  reconocer el talento y visión que tiene. Y aunque mil veces ha dicho odiar la fama sabemos que en algunos años más, Cristóbal Briceño será reconocido tanto en su país como en el extranjero como uno de los artistas más talentosos que tiene estas telúricas tierras

ESE ES EL CAMINO DE JULIETA VENEGAS

 

“Algo sucede” séptimo y nuevo disco de la cantautora mexicana Julieta Venegas. Compuesto y producido junto a Cachorro López y Yamil Rezc, lanzado el pasado 14 de agosto del presente año por el sello discográfico Ohanian y distribuido por Sony Music.

 

Quien conoce la carrera de la esta cantante originaria de Tijuana, México saben de su evolución como cantautora. Teniendo como origen la banda de ska-rock “Tijuana No”, recordaras a una Julieta contestataria al sistema, las normas y la moral. Recordaras también a una joven llena de desolación en sus dos primeros discos (“Aquí” del 1997 y Bueninvento” del 2000).  Basta con escuchar canciones como “De mis pasos” o “Seria Feliz”.

Pero sabemos bien que algo paso con Julieta cuando lanzo su disco “Sí”(2003), este, le costó todo tipo de críticas, tanto positivas como negativas,  por una parte de expertos en música resaltaban una evolución exitosa del rock al pop, con canción comerciales pero bien producidas, con un contenido simple pero lleno de sentimiento; por otra parte las criticas sus fans la tacharon de haberse convertido en una artista plástica y comercial pero, el resultado de “Sí” fue una proyección al extranjero, recibiendo premios, reconocimientos y mucho, mucho trabajo.

 

Venegas como cantautora siempre se ha caracterizado por llenar sus letras de sentimentalismo, así es, a ‘la Julieta’ podríamos descifrar su vida solo escuchando su discografía pero ¿Qué nos trae de nuevo? “Algo Sucede” lanzado el pasado agosto.

 

Ésta vuelve a tomar su acordeón y plasmar en sus letras que es una nueva Julieta, nos dice que todos aquellos pleitos con su antigua pareja ya pasaron, que su etapa como madre va evolucionando y que le preocupa la situación que está pasando su amado México.

 

Compuesto entre México y Argentina Julieta de nuevo busca dejar la melancolía que la caracterizo en sus dos pasados discos, además de que pretende ser más espontánea y menos rígida como lo fue en su anterior disco (“Los momentos”).

 

“Esperaba” da la bienvenida a los 40 minutos del disco, donde perfectamente explica lo que quiere entregar.

 

Yo veía el tiempo pasando y el mundo girando 
El viento soplaba y movía la vida
Todo se iba volando

Esperaba, llegaría algo

 

Esta y “Parte mía” son canciones en las que acude a los sonidos del sintesochenteros, el cual le da un dinamismo a este disco, ella explica estar influenciada en la música del mexicano Charly García.

 

El romanticismo está presente en este disco, “Tu calor”, “Dos Soledades” y “Todo está aquí” pueden ser piezas donde perfectamente encajen con un nuevo amor, pero podríamos reflexionar  que dados los desencuentro que tuvo en el último años podrían ser dedicados a Simona, su hija.

 

Te entregare un amor tan delicado,

Como nunca viste y no se repite

Me entregare y no habrá duda posible

Mi alma estará siempre cerca de ti

Pero hoy solo puedo darte este día

Y lo que soy en este momento

 

La Julieta contestataria de sus orígenes también regresa en este disco, “Explosión” es una clara crítica a la situación de inseguridad que pasa su país, esta letra va dedicada en su totalidad al pueblo mexicano donde con un ritmo suave pretende provocar una reflexión en éstos.

 

Que explote todo por aquí
Que todo despierte
Dime si vas a permitir
Que esto suceda ante ti
Que explote todo por aquí
Que todo despierte
¿Quién les va a pedir perdón?
O dar explicación

 

En este material, la tijuanense pretende de igual manera rescatar sus orígenes con “Ese camino” donde el acordeón es su principal aleado, sonido que caracteriza a la cantante y que estuvo ausente en el disco pasado; además de tocar el tema de las raíces. Una melodía contestataria a su vida, donde le abre de manera explícita su corazón al melómano, pues en el tema habla de su errores, aciertos y admite su culpabilidad en estos;  en mi opinión una perfecta combinación entre la Julieta que fue y la que quiere ser, esta se convertirá sin duda una canción emblemática para su carrera, como lo es “De mis pasos” o “Andar conmigo”.

 

Justo a la mitad del disco Julieta pone el centro, el núcleo, la canción  que mueve todo el disco, hablo “Buenas noche, desolación”, la cual me atrevo a decir es la mejor del disco, pues en esta pieza sintetiza exactamente lo que quiere decir; una letra que se nota fue razonada pero a su vez fue todo sentimentalismo, una canción que contagia a quien la escucha, es por esta canción que el disco tiene un sentido, grande sin duda.

 

En  unas últimas palabras, este disco sintetiza como siempre a la Julieta que es ahora, pero también a la que siempre fue, una gran compositora, una excelente músico y una mujer pasional; enhorabuena.

Muerte de periodistas en México desde Chile

 

rubc3a9n-espinosa

Recién llegue a estudiar a Chile, uno de los países más reconocidos por su calidad en la educación, tome la decisión de estudiar periodismo en Chile por su historia tan llena de lucha.

Los hechos ocurridos en México del 31 de julio al 10 de agosto me fueron completamente ajenos a mí, leía en los portales de noticias por internet pero no comprendía lo que pasaba, el ir y venir del metro, el correr de estación en estación, eran tareas complicadas para una chica de pueblo; pero aun así con osada valentía habla sobre la delicada situación que atravesaba el periodista en México. Uno de los primero cuestionamientos  era “¿Y porque vienes estudias periodismo?”

El 31 de julio ocurrió un hecho común en México, mataron a un periodista, que ejercía su profesión en Veracruz… que novedad ¿no?, pero ¿por qué este hecho indigno tanto?

Rubén Espinosa era un fotoperiodista que tiempo atrás se había mudado a trabajar a Veracruz, sus gráficos que denunciaba el descaro del Estado llegaron a incomodar al Gobernador Javier Duarte, el trabajo del Espinosa se volvía mas difícil con forme pasaba el tiempo, una publicación en el semanario nacional “Proseso” parece ser la gota que derramo el vaso. Huyo tras amenazas recibidas, acoso y demás a las Ciudad de México, como lo mencione, el 31 de julio fue encontrado sin vida con un tiro de gracias.

Pero, ¿qué novedad tiene que en México que alguien muera ejerciendo su profesión? Hace ya casi 11 meses 43 estudiantes están desaparecidos, más de 150 mil muertos en lo que va en sexenio ¿un muerto más? Él solo se suma a los más 200 periodistas muertos desde el año 2000.

Pero, ¿quiénes fueron todos esos muertos?, ¿quiénes fueron todos esos periodistas? El ciclo de la vida en México es el siguiente:

Se encuentra una fosa, el periodista es quien cubre la nota, el mismo periodista en el desarrollo de su profesión realiza investigaciones, descubre que es el narcotráfico y/o posiblemente que el Estado está involucrado en esto; éste por su compromiso social busca revelar la verdad, en algunas ocasiones lo logra sin antes ser asesinado.

Alguien me comento en esto días, que si no era muy exagerado lo que está ocurriendo con el caso de Rubén, mi respuesta fue “no”.

 

La libertad de expresión está siendo fuertemente violentada en México, se está convirtiendo casi en una guerra, donde las únicas armas que tiene el periodista es pluma, un cuadernillo, grabadora y en este caso una cámara.

Ser periodista en México está tomando un sinónimo de muerte, es saber que constantemente vas a esta en peligro y no darle el importancia es dejarle el triunfo al NarcoEstado asesino; pero la violencia hacia al periodista no es un daño exclusivo al este gremio, sino también a la sociedad, pues son éstos el puente de comunicación entre las esferas de poder y ellos.

El periodismo en México está sufriendo una grave declive a su libertad de expresión, el cual está afectando directamente a la población mexicana; pues recordemos el ataque de Estado que sufrió una de las periodistas más importantes de México y la voz de los ciudadanos Carmen Aristegui, la cual ha dejado un vacío enorme que nadie ha podido llenar.

Si los medios no alzan la voz por todos aquellos desparecidos ¿quién lo va hacer? Si los medios no alzan la voz por todos aquellos muertos ¿quién lo va hacer? Si los medios no alzan la voz por todos aquellos periodistas muertos y violentados, DIGAME ¿QUIEN-LO-VA-HACER?

Desde Santiago de Chile le comparto, mi corazón está destrozado, desde antes que llegara a esta tierra, ya lo estaba, pues ver como el NarcoEstado que gobierna mi país lo está destruyéndolo hace que me parta; pero a la vez me hace decir “YO”; yo, quiero ser quien alce la voz por esos desparecidos; yo, quiero alzar la voz por aquellos muerto sin explicación; yo, yo quiero alzar la voz por mi colegas muerto, torturados y desparecidos.

Se lo digo y se lo digo enserio, la lucha que está haciendo el periodista en México no es un espectáculo, no es protagonismo, es una lucha por la nación, por esa libertad de expresión y esa dignidad que merece cada uno de los mexicanos; la lucha no es con armas, sino que es con la verdad, la arma muy letal, la que todo Gobierno teme.

“Hoy fue un día soleado” Muere Zabludovsky

11666054_10153417359944420_3659476601979200866_n

Hoy  2 de julio del 2015 murió un villano. Jacobo Zabludovsky un abogado nacido en la ciudad de México en el año de 1928. Este adopto la profesión de “periodista” trabajando en radio Continental en 1946 y en 1950  comenzó su carrera  televisiva.

“24 horas” noticiero el cual encabezo por mas de un cuarto de siglo fue su arma más letal, en el cometió siniestros atentados hacia la sociedad entre ellos omitir, manipula y falsear información.

Zabludovsky entra dentro de la lista de culpables del cáncer que consume a México. No hay nada que reconocer de su carrera de “periodista”, si bien realizó entrevistas grandes personalidad de la talla de Salvador Dalí y el Che Guevara que podrían darle algún crédito su  omisión de los hechos de 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco donde murieron mas de 300 estudiantes a manos de MILITARES, su omisión del gran fraude de 88 donde Salinas de Gortari (el gran villano de nuestros tiempos) robó  las elecciones desacredita su prestigio.

Así  es como muere un villano, un delincuente, un farsante entre aplausos y homenajes.

Ojalá pueda descansar en paz Jacobo Zabludovsky.