Padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa llegan a Chile

En un acto de solidaridad y empatía la Universidad Central de Chile abrió las puertas a los padres de 2 de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa. Este  evento coincidió con la conmemoración de la Declaración Universal de los Derechos Humanos oficiada por la asamblea general de las Naciones Unidad un 10 de diciembre pero de 1948.

Don Clemente Rodríguez padre de Christian Rodríguez Telumbre y Don Mario Cesar Gonzales Padre de Cesar Manuel Gonzales Hernández arribaron a Chile con la intención de pedirle al gobierno de este país redacte una carta petitoria dirigida al gobierno mexicano para que esclarezca los hechos ocurridos  la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre del 2014 en Iguala, Guerrero, México.

Osvaldo Torres decano de la facultad de Ciencias Sociales dirigió un mensaje a los padres y al publico presente en el cual indicó la solidaridad que esta universidad tiene hacia los familiares de los 43 normalista desaparecidos en México y dijo que este número se ha convertido en un símbolo de impunidad en aquel país. Indicó  que el pueblo chileno sabe lo que significa las desapariciones forzadas es por eso que invita a que “no triunfe el olvido” y se trabaje en conjunto para que se esclarezcan estos crímenes de Estado.

Por su parte Don Clemente Rodríguez se dirigió a los presentes de manera humilde; agradeció el interés que se tiene hacia la lucha que traen cargando consigo desde México. El padre de Christian Rodríguez pidió ayuda a los asistentes para que “como puedan”  participen de su búsqueda para encontrar a su hijo y a los otros 42 normalistas, pues tanto él como los demás padres saben que sus hijos están vivos y dicen no van a descansar hasta encontrarlos. Habló sobre la solución económica que el presidente de México, Enrique Peña Nieto les ofreció para que estos dejaran de lado el tema de la búsqueda de sus hijos, indicó que el mandatario “se equivocó con los 43 padres de familia” y que a cambio llevaran esta búsqueda por todo el mundo.

Además, los padres acusaron al gobierno de omitir información sobre la investigación y de mantener cerrados los cuarteles militares  donde ellos  creen están sus hijos.

Los estudiantes de la Universidad Central de Chile terminaron el acto con la toma de la calle Lord Cochrene donde colocaron 43 sillas con la fotografía de los normalistas donde a un unisonar  se escuchó “VIVO SE LOS LLEVARON, VIVO LOS QUEREMOS”